lunes, 27 de octubre de 2014

La noche más hermosa

De noche, cuando me acuesto, acostumbro a poner la radio y la escucho un ratito mientras me voy adormilando. No es tarea fácil, porque hay que ver la cantidad de emisoras que a eso de las veinticuatro o de los cero horas se dedican a hablar de deportes. Bah, de deportes no, de fútbol. Y ni siquiera de fútbol: a cotillear del Madrid y del Barcelona en parrafadas más o menos largas, interrumpidas con brusquedad por estridentes eslóganes publicitarios que le alejan a uno el sueño por lo menos un par de horas.
Últimamente, he encontrado en Canal Sur un programa algo más acogedor, que empieza justamente tras las noticias de las doce de la noche. Se trata de La noche más hermosa, que presenta y dirige un tal Luis Baras, acompañado de dos acólitos, un tal José Manuel y un tal Jesús (perdónenme si no digo sus apellidos, pero es que, aunque no son complicados, no consigo quedarme con ellos). Estamos ante un programa veterano que anteriormente tenía un horario más tardío, por cuyo motivo yo sólo escuchaba algún trozo cuando el insomnio hacía presa de mí, cosa no poco frecuente.
Estamos también ante un programa tipo revista, en el que se tocan asuntos más o menos relacionados con lo paranormal, casos misteriosos, psicofonías, fantasmas, etc., y también noticias y asuntos de carácter científico con ánimo divulgativo. Destila ese aroma algo cutre que en mayor o menor medida emana de prácticamente toda la programación de la radio y la televisión andaluzas, como si estuviera dirigido no a gente con una cultura general, sino, específicamente, a marujas y semi analfabetos. Pero, por lo demás, se trata de un programa ameno, fácilmente audible y que, puesto al volumen adecuado, te permite coger el sueño con facilidad.
En las últimas semanas, sin embargo, el director se ha permitido en repetidas noches lanzar una serie de soflamas que, cuando menos, resultan chocantes en el marco general del contenido. Varias de sus intervenciones, al comienzo del programa, estuvieron relacionadas con el Ëbola y el contagio de la enfermera Teresa Romero. Con todo lo que estaba cayendo y tras declararse apolítico, el presentador se dedicó en noches sucesivas a exaltar una y otra vez la calidad científica de los médicos españoles, no tanto olvidando, sino negándose a hablar de todo lo demás. No voy a juzgar esta intervención, que se juzga por sí misma.
Hace unas noches, sin embargo, la soflama estuvo relacionada con la Iglesia católica y específicamente con la española. El sermón, pues de tal cosa se trataba en realidad, vino a concluir en la suerte de desgraciado cataclismo que representaría para el país la desaparición de la Iglesia. Los hechos lo prueban, repetía don Luis -le gusta hacer hincapié en esto de los hechos, ya lo hizo con lo del Ébola-: la Iglesia desarrolla una importantísima labor social a través de Cáritas. ¿Y en la educación? ¿Cuántos colegios regenta la Iglesia? La enseñanza en este país depende grandemente de la Iglesia. Y luego, los hospitales, esa gran labor humanitaria. Hechos, estos son hechos. Y así siguió durante un rato, repitiendo y repitiendo.
No es poca la gente en España que cree lo mismo que el señor Baras. Bien, en primer lugar, ¿quién está diciendo en este país que la Iglesia debe desaparecer? Lo que se pide, antes de nada, es que se cumpla el Concordato de 1978 y que la Iglesia proceda a autofinanciarse de una vez, dejando de recibir la asignación que le pasa el Estado y que satisfacemos por igual católicos, protestantes, hebreos, musulmanes, escépticos, ateos, etc., es decir, todos los españoles que pagamos impuestos. Que empiece a abonar el IBI por todos los bienes inmuebles y solares que posee, que no son pocos. Igualmente que satisfaga el IVA en todas sus operaciones comerciales, que, igualmente, constituyen una importante partida. Que abandone su pretensión de imponer sus dogmas a todos los españoles y los reserve únicamente para sus seguidores. Que, olvidando leyes manifiestamente ilegales, y vale la contradicción, deje de apoderarse de bienes que tradicionalmente han formado parte del patrimonio público, como, por ejemplo, la Mezquita de Córdoba. En una palabra, que viva de acuerdo con el contenido del evangelio que predica y afirma seguir. ¿Es exigir mucho? Pues todavía podía acordarse de pedir perdón por su colaboración necesaria con los crímenes de la dictadura franquista, cosa que todavía, tanto tiempo después, estamos esperando que haga.
¿Pero, aparte de esto, qué ocurriría en España si la Iglesia desapareciera? Pues mira usted, don Luis Baras, no ocurriría cataclismo alguno. Para empezar, Cáritas sólo recibe de la Iglesia el dos por ciento de su presupuesto, el noventa y ocho por ciento restante procede de las aportaciones del Estado y de particulares, que es posible que sean católicos, pero también es posible que muchos no lo sean, de modo que si la Iglesia desapareciese, Cáritas podría seguir ejerciendo tranquilamente su labor. Esto es un hecho. Sólo que es un hecho verdadero, frente a la manipulación del mismo que realizaba el señor presentador. Los colegios, por su parte, pertenecen en su mayoría a órdenes religiosas y son, en primer lugar, un negocio para las mismas. Pero, además, y esto es lo grave, pues están subvencionados por el Estado, es decir, de nuevo por todos los españoles, constituyen un marco privilegiado para el adoctrinamiento de los niños, y no sólo por la asignatura de religión, ya que como indican la estadísticas, y este es otro hecho, a los templos acude cada vez menos gente. De modo que si la Iglesia desapareciera, el Estado podría asumir sin problemas una labor que, en realidad, es a él al que le pertenece. ¿Y qué decir de los hospitales, sino que son, igualmente, otro negocio? ¿Queremos un hecho? Ahí está, por ejemplo, el de San Juan de Dios de Córdoba. Basta ver la ampliación que acaban de acometer para darse cuenta de la envergadura del negocio que regentan los otrora caritativos hermanos de la Orden.
Estos son sólo algunos datos. Para el pueblo español serían tan innumerables los beneficios si la Iglesia desapareciese que uno se pregunta cómo es que no hay nadie que reclame su desaparición.

P.S. Mientras redacto esta entrada me entero de que el señor Luis Baras acaba de recibir en Sevilla el premio de la Prensa Cofrade por su labor informativa durante veinticinco años de la Semana Santa de Sevilla. Este sí que es un hecho, un hecho que lo explica todo.

28 comentarios:

ben dijo...

Uyyy,lo que pides,eso es imposible.Pero bueno,para poderlo hacer primeramente se
tendría que dar datos económicos contables auditados,a continuación poner precio a
los servicios prestados por la institución,entonces sabríamos si es rentable o no
para el Estado.Tú das algún dato,pero no tiene valor alguno.Claro,que siempre se podría unilateralmente romper con el concordato,que "regula" todos esos asuntos,pero
hoy por hoy lo veo que no interesa a ninguna de las dos partes.Es verdad que cada vez
hay menos fieles en misa,pero eso no quita que los que ponen la cruz en la casilla
de la Iglesia son muchísimos.Lo mismo es que la fe,se manifiesta de otra forma hoy
día.En cuanto a los colegios dirigidos por ordenes católicas,es que hay lista de espera,es un hecho.
De todo lo que dices,yo que soy un "rata" de biblioteca contable y me leo muchísimos
informes contables auditados,ya me gustaría leer un informe contable obligado y au
ditado de la Iglesia Católica,pero también de otras instituciones políticas,sindicatos...
No creo que lo consiga.
Saludos

Miroslav Panciutti dijo...

En efecto, la cuestión no está en que desaparezca o no la Iglesia, sino en que –como cualquier institución "asociativa" en un país aconfesional– se financie por sus miembros y no tenga trato de favor. Claro que lo mismo habría que predicar de partidos políticos o sindicatos, si bien –aunque sólo sea por la inmensa diferencia de beneficios públicos que a lo largo de la historia ha recibido la Iglesia– esta comparación no es muy justa.

Y si desapareciera ciertamente no pasaría nada (desde el punto de visto de la sociedad).

ben dijo...

Añado algo más,disfrutaría leyendo un informe contable le
gal y auditado de Cáritas,pero también de otras ONGs.
Saludos.

Paco Muñoz dijo...

Creo que más claro no se puede decir pero yo añadiría una cuestión¿por qué no vemos como funciona la iglesia francesa (católica), o de otros países similares y veremos por comparación que su paraíso lo tienen en España y lo han tenido siempre. Ah, comparto al cien por cien tu análisis.

Ozanu dijo...

Estoy de acuerdo. Sólo añadiré que la televisión pública andaluza ha conocido tiempos mejores, cuando adquiría series extranjeras. Su producción propia siempre ha sido rancia.

Molón Suave dijo...

Ben: Si por lo que pido te refieres a que la Iglesia desaparezca, te diré que yo no pido eso. Lo he planteado como una mera hipótesis en la segunda parte de mi entrada para hacer ver que el pretendido absurdo que proponía el presentador del programa no tiene nada de absurdo real.
En cuanto a la primera parte, en realidad lo que estoy pidiendo es que se cumpla lo pactado en el Concordato de 1978, es decir, que la Iglesia española se autofinancie de una vez, cosa que vienen incumpliendo todos los gobiernos desde entonces -Zapatero, ese tan denostado, le subió la asignación- y la propia Iglesia. Y que se comporta como una entidad de de derecho civil normal, como cualquier otra.
Te recuerdo, por otra parte, que no asistir a la misa dominical (o sabatina, desde que lo autorizaron) sin causa grave que lo justifique sigue siendo pecado mortal.
Y, por último, la Iglesia sigue teniendo mucho poder, pero es porque tiene mucho dinero, no, desde luego, por su carisma, que lo perdió hace mucho, mucho tiempos. Es la mayor propietaria de bienes inmobiliarios de España después del Estado. Concretamente, en Córdoba, el 30% de estos bienes inmobiliarios (solares y edificios) es suyo. En Toledo y en Santiago de Compostela llega al 70%.
Por supuesto, igual que pido que la Iglesia pague el IBI y el IVA, deben hacerlo también partidos políticos, sindicatos, etc. No sé por qué tú, yo, el frutero de la esquina, etc. tenemos que pagarlo y toda esta familia no.

Molón Suave dijo...

Ben: por cierto, que se me ha pasado antes: No sé por qué tengo que financiar yo con mi dinero (soy de los que pagan sus impuestos) colegios privados. Si alguien quiere montar uno, que lo haga, pero que se financie con lo que le cobren a sus alumnos o con lo que sea, legal, por supuesto. Esto, nuestra financiación, es lo que está ocurriendo con los colegios llamados concertados.

Molón Suave dijo...

Miroslav: Completamente de acuerdo contigo. Si la Iglesia desapareciera y lo hiciera bruscamente, claro, lo más grave sería, quizás, los colegios. Pero con la pasta que el Estado el pasa por todos los conceptos, también la concertación con esos colegios, habría para montar colegios suficientes en sustitución. Por lo demás, este país ganaría, como mínimo en tranquilidad. Claro que entonces el señor Luis Baras no hubiera podido recibir el premio de la prensa cofrade, que tiene tela que exista también una prensa especilizada en este asunto.

Molón Suave dijo...

Paco: Claro, es que en este país la Iglesia tiene bula especial. Firman concordatos como el de 1978 para pasárselo tranquilamente por el arco del triunfo. Y el gobierno, todos los gobiernos, hasta los municipales, se saltan la Constitución que declara a este país aconfesional: ahí tienes a los alcaldes con su vara de mando presidiendo procesiones católicas.

Molón Suave dijo...

Ozanu: Cierto. En concreto, cuando empezó el canal 2 dedicaron bastante tiempo al cine y ponía muy buenas películas. Luego, todo se ha ido degradando cava vez más. Sigue habiendo programas que podrían ser interesantes, como de los pueblos, si no fuera por el insufrible aire cutre que le imprimen.

ben dijo...

Molón,te repito que hace falta un estado contable auditado y visado por
el Estado,de las propiedades y gestión de la Iglesia Católica.Así sabre
mos de que hablar.Los datos que tú das del 30%,no sé de donde los sacas.
Además en esas propiedades,pones la Mezquita,el Triunfo,el Pocito,las
iglesias,los colegios...En fin inmuebles no productivos,sin nigún valor
como aval.Es que se trata de una corporación sin ánimo de lucro.No se
puede tirar una iglesia para construir pisos y obtener ganancias.Los
colegios,pisos particulares donde habitan personas de una orden,son
proiedades de la orden y sí que pagan IBI.No paga IBI el edificio de
la Mezquita,por su finalidad,que es la de ser Catedral y parroquia.
Los colegios particulares,no hay subvención.Los colegios subvencionados
con ideario católico,lo están por que cumple con los requisitos legales
como calquier colegio,sin ese ideario lo pida y se le conceda.Otra cosa
es que tú no estés de acuerdo con el concepto de subvención.
En fin es que las cosas no so tan sencillas,pero cundo se habla de una cosa
no se ha de ser partidista,así no vamos a ninguna parte.
Saludos.

Lansky dijo...

Taquillas para cobrar la entrada a la puerta de las iglesias que van a dar misa, y ni un puto euro del Estado, puesto que este es un estado aconfesional (jaja, qué risa)

Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi iglesia y especularé con los terrenos, la educación y el miedo a la muerte de los pobres diablos

ben dijo...

Hombre Lansky,ya te cobran para entrar en la Mezquita de Córdo
ba,no des ideas,que encima tengamos que pagar para entrar en
todas las iglesias,lo que faltaba....

Molón Suave dijo...

Ben: Yo estoy de acuerdo con esa auditoría, ya, hoy mejor que mañana, pero hecha no por el Estado, esté el gobierno del color que quiera, sino por una empresa seria e independiente. Podría transigir con que los templos no paguen IBI. Pero, por ejemplo, el seminario de Córdoba es un lugar de culto. Allí han montado un hotelito de cuatro estrellas mínimo para los sacerdotes (que no digo yo que no tengan derecho a él), pero de IBI ni me acuerdo. Las entradas de la Mezquita, otro ejemplo, no pagan IVA, ¿sabes por qué? porque no son entradas, sino donativos que dan los visitantes.
Los datos sobre las propiedades están publicados, pero estaría bien una auditoría, que no te quepa la menos duda la Iglesia no aceptaría nunca. Por lo que se refiere al presupuesto de Cáritas es la propia Cáritas quien lo publica y sostiene.

Molón Suave dijo...

Lansky: ¿Sabes por que la Iglesia pretende que el Estado convierta en ley sus prohibiciones? (es una pregunta retórica), porque como pecado no le hace caso nadie de sus fieles. Verbigracia el divorcio o la misma homosexualidad. Por la misma razón, si la religión no es una asignatura obligatoria no hay quien se ponga a estudiarla. Así es que no veas tú si los fieles tuvieran que rascarse el bolsillo para asistir a misa. Aquí lo único que cuenta es al pasta. Lo pasmoso es que sigan afirmando ser seguidores de Aquel que no tenía donde reposar su cabeza.

Lansky dijo...

Sí, Molón, convertir los pecados en delitos es la vieja táctica de todos los 'torquemadas' que en el mundo han sido y serán

Lansky dijo...

Ben: si entras en la iglesia en cuestión para dmirar la belleza del recinto y el arte contenido, entonces no, que no cobren (pero lo hacen); ahora bien, si es para asistir a misa...no sé, un sermón un euro, la homilía 1.50, comulgar dos, la fiesta completa lo dejamos en tres,,,¿acaso no cobran por bodas y bautizos y supongo que funerales y comuniones?

Paco Muñoz dijo...

Lo curioso es la cantidad de personas que estamos en esta tertulia virtual casi de acuerdo y solo una voz discordante, me parece que es cinco a uno. Cuidado dentro del respeto a las opiniones distintas.
El IVA de las entradas, admitamos que es un donativo, con precio estipulado, con una "voluntad" de 8 euros, pues bien si es un donativo porque no se paga el impuesto de donaciones, tampoco se paga, y tampoco hay contabilidad de esos ingresos. Creo que dentro de la caradura general de este país, esta familia es la que se lleva la palma, no pierden el tono y acento de su plática, pero la hucha cada vez es más grande.

ben dijo...

Molón,llevas toda la razón del mundo,hay una zona mercantil de la Iglesia totalmente
oscura en cuanto Hacienda,que somos todos.Hotelitos,caso del seminario,monasterio
de Poblet,residencia en Montserrat...Entradas a edificios,como la Mezquita,pagos ex
tras en los colegios concentrados,que se debe estudiar,por eso sigo opinando que
falta auditoría externa..Por supuesto que los datos que da Cáritas,no tiene ningún
valor contable oficial.
Se trata en fin de separar,lo que es de Dios y lo que es del Cesar.Pero lo que no se
puede es arremeter contra todo,sin conocimiento de causas legales,guste o no guste
por ideologías propias y partidistas.Así no vamos a ninguna parte.
Saludos.

ben dijo...

Paco,me parece que te refieres a mí en el quinto en discordia.Claro,soy
consciente en que tipo e ideología de blog entro.También sé de tu forma
de pensar.Pero si queremos arreglar las cosas no se puede arremeter por
sentimientos e ideologias propias,porque sino todo seguirá igual.Y no va
le hablar sistemáticamente mal de algo,pretendiendo con ello que traerás
a tu campo a más partidarios,porque normalmente el efecto es el contrario.
Mira tu blog,con la cantidad de horas que dedicas,con lo que te lo curras,
no aumentas de seguidores y eso es una pena.
Saludos.

Molón Suave dijo...

Ben: Bueno, parece que en algo vamos estando de acuerdo. Yo no hablo de agresiones ni de ideologías. Lo que yo expongo trato de sustentarlo razonablemente y creo que además lo hago con educación. Si hablamos de agresiones y de ideologías no hay más que darle un repaso a la historia para ver hasta donde ha llegado y sigue llegando la Iglesia en este territorio. Por ejemplo, cuando el obispo de Alcalá se refiere a los homosexuales, ¿no los está agrediendo con toda su alma? No, yo no voy por ahí. A mí la existencia de la Iglesia me importa un pito. Lo que sí me importa es que pretenda introducirse en mi casa y, por acción o por omisión, apoderarse de lo que es mío. En esta línea y, de momento, yo me conformaría con que se cumpliera de una vez el Concordato de 1978. Tan fácil y tan poco como eso. Y, por cierto, los datos de Cáritas son de la propia Cáritas. Pero, adelante con las auditorías, hasta el hueso, vamos. A Cáritas y a todas las ONG's y a los sindicatos y a los partidos y todo quisqui. Ya está bien de que los cuatro primos que estamos trincados con nuestras nóminas o nuestras pensiones estemos sosteniendo un país lleno de golfos por los cuatro costados.

Molón Suave dijo...

Lansky: Lo que está ocurriendo, al menos en Córdoba, ciudad que en las últimas décadas, con toda la industria que ha perdido, que no era poca, se ha volcado en el turismo, no es posible visitar ninguna iglesia, porque está todas cerradas. Sólo las abren media hora antes de la misa y la cierran de inmediato. Y, claro, durante la misa no permiten visitas turísticas. Alguien, generalmente bien informado en Córdoba, me dice que es toda una táctica para que los turistas se vuelquen en la Mezquita y suelten la tela de la visita. Córdoba tiene iglesias preciosas, que ni los cordobeses podemos ver, salvo como he dicho en horario de misa.

Molón Suave dijo...

Paco: Si lees el comentario que le hago a Lansky, quizás puedas aportar alguna prueba de lo que digo. A mí me lo dijo un amigo común, cuyo nombre no me apetece publicar aquí.

Paco Muñoz dijo...

Yo estoy de acuerdo en lo que dices Rafael. Y Carlos, claro que me refiero a ti, pero en materia estadística, en el plano personal me da igual lo que pienses, es más creo que por lo menos no te escondes al expresar tu forma de pensar, lo mismo que Molón o yo, o los otros comentaristas.
Y la verdad es que llevas razón en lo de mi blog, voy a tener que echar el cierre, es una cosa que me tiene muy preocupado y no se que hacer con este asunto, a lo mejor si fuese católico apostólico romano me iría mejor, pero es que por muchos esfuerzos que hago... Seguro que tú podrías darme alguna solución porque estoy que no duermo.
Un abrazo

car res dijo...

Hombre Paco,no soy yo quien te diga lo que tienes que hacer,supongo que
escribes tu blog como satisfacción propia,lo mismo que yo entro en los
blogs para comentar,porque me gusta.Además los jubilados tenemos que bus
car compromisos,que nos haga ocupar el día.Me darías un disgusto que ce
rraras tu blog,es de las cosas que más disfruto en el día.En cuanto a tus
ideas políticas ya me he acostumbrado,es algo que va contigo,uno es como es
y merece un respeto.
Un abrazo.

ben dijo...

car res=ben

ben dijo...

Molón,yo te animo a que sigas en tus criticas,hacía la Iglesia sobretodo en cuanto
a sus estamentos,que como en el caso de los políticos se lo merece en muchos casos.
De lo que dices de la prioridad hacía la Mezquita,turísticamente,es lo mismo que sufri
mos en Barcelona con respecto al mundo de Gaudi y sobretodo a la Sagrada Familia,con su
comercio relacionado.Parece que sólo existe Gaudi y no es así,esto ha dado lugar a un tu
rismo avasallador y que oculta a la verdadera Barcelona.Son muchos los blogs que tratan
de luchar contra este concepto.
Saludos

Molón Suave dijo...

Seguiré, Ben, entre otras cosas porque la Iglesia se erige en juez de nuestros actos y porque detenta un poder que, sociológicamente hablando, ya no tiene. En España los matrimonios civiles, por poner un ejemplo, superan ya en mucho a los religiosos. Por otra parte, yo distingo muy bien, aunque no sé si lo consigo, a la jerarquía del fiel común. Para mí la Iglesia al día de hoy es la Jerarquía, que es quien controla exhaustivamente el aparato, es decir, papa, cardenales, obispos, priores de órdenes religiosas, especialmente las masculinas, y pare usted de contar. Los fieles apenas cuentan en la Iglesia más que para obedecer sus mandatos. No es algo nuevo. La diferencia es que ahora, en un ámbito de mayor libertad, se nota mucho más.