domingo, 2 de diciembre de 2012

La casa que vuela


¿Cómo nace una leyenda? ¿Tiene un autor concreto o surge espontáneamente del pueblo? Se cuenta que en la mañana del 10 de mayo de 1291, los habitantes de Raunitza, una pequeña localidad de Dalmacia, en la costa del Adriático, entre Tersato y Fiume, descubrieron maravillados que en  su población había aparecido una casa que no existía el día anterior.
Se trataba de una casa extraña, de estilo arquitectónico desconocido en la zona y de gran rareza, según les parecía a los vecinos de Raunitza, y que además y para colmo carecía de cimientos.
Los vecinos discutían sobre la aparición de aquella casa sin atreverse a acercarse y mucho menos a penetrar en ella. Se trataba, sin duda, de un prodigio de magia, tal vez de hechicería, incluso más de uno lo achacó a obra del demonio y estuvo dispuesto a buscar entre sus convecinos quién andaba en pactos con Lucifer.
En plena discusión andaban nuestros hombres y mujeres cuando hizo su aparición en la plaza del pueblo el obispo del lugar, quien llevaba bastantes días postrado en cama por una grave enfermedad. El obispo contó que unos ángeles lo habían visitado en su lecho de enfermo y, al tiempo que le curaban su dolencia, le habían informado que aquella casa era la que había ocupado la Virgen María junto a San José y al Niño Jesús en Nazaret y en la que había recibido la visitación del Ángel y la Anunciación de que sería madre del Mesias y que si entraban encontrarían en su interior una cruz sobre un altar y una imagen de la Virgen. Así lo hicieron los vecinos  y quedaron asombrados al descubrir en el interior de la casa exactamente lo mismo que había dicho el obispo. De este modo, los vecinos ya no dudaron de que la casa había sido trasladada hasta allí por los ángeles.
Sin embargo, el gobernador de Fiume, Nicolaus Frangipani, aún tenía sus dudas al respecto, motivo por el que envió una delegación a Nazaret para averiguar de primera mano qué había de verdad en este asunto. En Nazaret, los delegados descubrieron estupefactos que la que se tenía por la casa de María había desaparecido y que sus cimientos coincidían punto por punto con la casa aparecida en Raunitza. Lo mejor del caso es que de todos estos hechos existen en el archivo de Fiume documentos de prueba mediante el juramento de los vecinos que vieron la casa y de los miembros de la delegación que viajó a Nazaret.
Tan contentos estaban los vecinos de Raunitza de tener con ellos la casa de la Virgen María, cuya imagen se había destapado como altamente milagrosa, cuando hete aquí que el diez de diciembre de mil doscientos noventa y cuatro, ¡oh, prodigio! la casa desapareció de la ciudad para, tras volar milagrosamente sobre el mar, como atestiguaron unos pastores, ir a aterrizar al otro lado del Adriático, concretamente en las proximidades de Rencanati, en la provincia de Ancona, hacia la mitad de Italia.
Rencanati se convirtió de inmediato en un lugar de peregrinación, pero junto a los peregrinos aparecieron también numerosos malhechores que se dedicaban a robar a los fieles. De modo que la casa emprendió un nuevo vuelo, otra vez llevada por ángeles, primero unos dos kilómetros al norte y luego, todavía, otros ciento cincuenta metros, hasta aterrizar en mitad de una calle de la ciudad de Loreto. Y allí se quedó para siempre no se sabe si es que los malhechores dejaron de actuar, pues dos kilómetros y pico tan poco es distancia como para que emigraran a otra zona a realizar sus fechorías.
Actualmente, Loreto es una ciudad de unos doce mil habitantes situada frente al Adriático, a orillas del río Musone, celebre por sus murallas del siglo XVI y por guardar la casa de la Virgen, trasladada milagrosamente hasta aquí, se dice que para evitar su profanación por parte de los mamelucos, que estaban a punto de arrebatar Palestina a los cruzados. El papa Julio II encargó al famoso arquitecto Bramante un revestimiento de mármol para la casa. Luego, Pio V (1566-1572) y Sixto V (1585-1590) construyeron sobre la casa una monumental basílica. Los franceses robaron la imagen de la Virgen en 1797, pero Napoleón ordenó devolverla en 1801. Parece ser que la antigüedad de la imagen no iba más allá del siglo XIII. Se trataba de una Virgen negra que desapareció en un incendio en 1921, de modo que la actual data de esta fecha y fue tallada por Leopoldo Celani en madera de un cedro del Líbano de los que existían en los jardines del Vaticano. Como no podía ser de otro modo,la Virgen de Loreto es la patrona de los pilotos de aviación y, en general, de todos los aviadores.

P.D. Aunque no por ello menos rocambolesca, existe una tradición racional, que es la que ha dado origen a la leyenda. Se cree que, ante la inminencia de la conquista de Palestina por los mamelucos, un miembro de la familia Angeli, gobernador del Epiro, hizo desmontar la supuesta casa de María y la envió a Croacia en 1291. Dos años más tarde la hizo trasladar a Ancona y, por fin, el diez de diciembre de 1294 la llevó a Loreto. Se desconoce el motivo de estos tralados. Sólo que la leyenda de la intervención de los ángeles se debe al nombre del señor gobernador, toda vez que como se sabe "angeli", en italiano significa precisamente "angeles."

5 comentarios:

Lansky dijo...

O sea, que con tanto traslado no era una casa, sino una 'roulotte'

Molón Suave dijo...

Sí, pero con alas, porque se desplazaba no por la tierra o por el mar, sino por el aire.

Lansky dijo...

Entonces no es una acsa, es superman

Miroslav Panciutti dijo...

Por si te interesa, a principios de año escribí también yo sobre este "apasionante" asunto:

http://desconciertos3.blogspot.com.es/2012/01/navidades-apocrifas-5-la-casa-de-la.html

http://desconciertos3.blogspot.com.es/2012/01/traslado-angelico-de-la-santa-casa.html



Paco Muñoz dijo...

Que curiosas historietas tiene la tradición, iba decir cristiana, pero en realidad son todas las religiones. Luego está la explicación razonable de ellas. Claro se le pueden buscar infinidad de finales, pero al final queda el que interesa al poder religioso establecido. La realidad es que forman parte de la mitología, la mayor parte de las veces curiosa cuando es una forma de explicar cosas a un pueblo analfabeto o mejor dicho inculto (no por ser analfabeto no se puede ser culto), pero cuando esas cuestiones te las pretenden colar ahora, te resulta gracioso.
Saludos y gracias por ilustrar.