lunes, 29 de octubre de 2012

Cuatro meses

Decíamos ayer... ¡Cuatro meses! Me fui de vacaciones y nada más terminarlas me vi metido en un trabajo al que no podía renunciar y que me ha tenido completamente ocupado hasta hace exactamente dos días y medio.
Cuatro meses. Y cuando de nuevo abro la ventana y me asomo a la calle, ¿qué me encuentro? Casi nada ha cambiado y, sin embargo, casi todo es ahora mucho peor que entonces.
Para empezar... ¿qué más da por donde empecemos, si es que ya no hay por donde coger a este país? Pero para empezar por algún sitio, ahí está el gran babieca de Cataluña machacándonos los tímpanos con la independencia, sin mencionar en ni un solo momento la palabreja, únicamente para ocultar el expolio económico al que tiene sometido a su país: recortes brutales en la educación pública (la otra, la concertada, ni tocarla), recortes de auténtico canalla en la sanidad (el euro por receta es sólo un ejemplo), recortes en los sueldos de los funcionarios, impagos a las farmacias, a los centros de atención infantil etc.; para ocultar, sobre todo, los robos (vamos a llamarlos presuntos hasta que un juez condene, cosa que, casi con seguridad, nunca ocurrirá), los robos, digo, en el Palau, por parte de la gente de su partido, el fraude de la ITV, con el ínclito Oriol Pujol al frente (¡ay los Pujol, los Pujol y las Bancas Catalanas), los sobornos del 3% en las obras adjudicadas por la Generalitat, vox populi en Cataluña, pero a los que nadie se atreve a meter mano, al menos de momento.
Para callar todo esto el gran babieca, digo, se mete en un erial que puede acabar en un abismo. Y el gobierno de España, con su presidente a la cabeza, entra al trapo y se lanza a la pelea ni más ni menos porque él está haciendo en el resto del país exactamente lo mismo que el catalán en Cataluña. Y porque también tiene mucho, pero mucho que callar. Lo mismo y por motivos igual de espurios que siguen la ruta los demás partidos y la inmensa mayoría de los medios de comunicación, por no decir la totalidad. Y aquí estamos ya todos locos y nadie que tenga ocasión de subirse a un púlpito habla de otra cosa.
Cuatro meses. Sólo dieciséis semanas. Y el paro se acerca ya a los seis millones de seres sin trabajo, porque la reforma laboral está dando al fin sus mejores frutos, exactamente los mismos que preveía el gobierno. Lo del payaso Wert sería de risa si no fuera porque no cesa de lanzar cañonazos sobre la línea de flotación de la enseñanza pública. Algo más de quinientos desahucios diarios, gracias a una banca insaciable a la que ni los jueces pueden detener, al menos en este repugnante y sobrecogedor asunto, porque está amparada por una ley de ¡1909!, una ley, por la que se rigen los desahucios, que ni al PP ni al P(SO)E, ese partido que se quedó con el país hasta que el país ha decidido quedarse sin él, se les ha ocurrido cambiar en treinta y cuatro años de democracia, habiendo tenido los dos mayorías de sobra para cambiarla sin oposición. Y cuyo cambio tampoco ha pedido ninguno de los demás partidos. ¿Pero cómo van los partidos políticos a intentar siquiera tocar a los bancos si están hasta el gaznate de préstamos bancarios que jamás devolverán? Lo mismo que los dos que pueden hacerlo no tocan tampoco a los grandes oligopolios (electricididad, gasolina, telefonía), porque en ellos tienen reservado un puesto convenientemente remunerado sus miembros más prominentes, cuando cesen en su tarea política. La policía repartiendo palos como en los viejos tiempos del dictador golpista. El gallardo Gallardón preparando una ley del aborto que para sí la hubiera querido la Iglesia en la Edad Media, mientras sigue adelante la reclamación del PP ante el tribunal constitucional por el matrimonio de los homosexuales. La sanidad por los suelos. La dependencia cuarteada. Las pensiones en el filo de la navaja. El robo que crece y crece sin que nadie sea capaz de ponerle freno.
¿Y la Iglesia, la primera y más formidable de mis amantes? ¿La Iglesia? ¡Bien! ¡De puta madre!, que diría el castizo. Ahora no hay nada por lo que manifestarse, de modo que ella a callar, a guardar silencio y a mirar para otro lado. Bueno, los obispos catalanes, benditos pastores, se han unido también al coro del babieca independentista y lo han hecho con tal desparpajo que se diría que ellos también tienen bastante que ocultar. Eso sí, la Conferencia Episcopal les ha llamado al orden inmediatamente: mientras la Iglesia siga sin pagar ni IBI ni IVA, mientras no se les recorte ni un euro de la asignación anual que satisfacemos todos los españoles (al menos todos los que pagamos impuestos), creyentes o no, católicos o no, mientras el gobierno siga apoyando la enseñanza concertada (más del 90% de los colegios concertados son católicos), mientras sigan su curso las inmatriculaciones de bienes que hasta ayer eran públicos, como, por ejemplo, la Mezquita de Córdoba, aquí no se habla ni de independencia ni de nada. Como mucho se habla de caridad. Y entonces traen a la palestra a Cáritas, como si Cáritas fuera una institución verdaderamente eclesiástica, siendo así que de la Iglesia no recibe más que el tres por ciento (3%) de su presupuesto, el resto, es decir, prácticamente la totalidad, proviene del Estado y de donaciones particulares.
Hace un par de días, un obispo, Munilla, el de San Sebastián, ha levantado al fin la voz para clamar contra los desahucios. Lo ha hecho desde dos puntos de vista, uno moral, al considerarlos una completa inmoralidad, y el otro económico, al estimar que los bancos realizan un mal negocio quedándose con pisos vacíos que no tienen salida y que, por tanto, no les produce beneficio alguno. Una pregunta esta que somos muchos los que nos la hacemos, al no entender qué ganan exactamente los bancos o qué interés los mueve prefiriendo embargar un piso antes que renegociar el préstamo con el ocupante o yendo a un alquiler asequible para aquél. Pero, en todo caso, la de Munilla ha sido la voz del que clama en el desierto, porque la Iglesia como tal, es decir, la Conferencia Episcopal sigue tozudamente encerrada en un mutismo que resulta desconcertante incluso para sus fieles, muchos de los cuales, sin duda, deben estar sufriendo también la catástrofe de un desahucio

14 comentarios:

Alfonso dijo...

¡Hombre, Molón, bienvenido de nuevo a la blogosfera! Se te echaba de menos, de verdad...

¿Qué decir de tu entrada? Pues que la has clavado. Suscribo punto por punto tus comentarios y observaciones, y, sin ser poco, aun podíamos añadir tantas y tantas injusticias, sirvengonzonerías y tropelías con que fustigan a diario a las clases populares. La clase política de este país es un permanente despropósito, pero será que es el que nos merecemos a tenor de los resultados de las elecciones gallegas. Todo sin desdeñar el siempre alto porcentaje de abstencionistas entre los que me encuentro desde las primeras elecciones del 77, únicas en las que voté por primera y última vez, pues empezó a serme muy evidente, confirmándose el popular refrán, de que lo único que se estaba haciendo era cambiarle los collares a los mismos perros. No hay más que echarle un vistazo a la colección de vídeos que circulan por internet y comprobar el didactismo de Anguita a ese respecto.

En fin, Molón, seguiremos peleando en la medida de nuestras posibilidades pues bien sabemos que la lucha se pierde en el momento que se abandona.

Recibe mi afecto y mi más cordial saludo.

Molón Suave dijo...

Gracias, Alfonso. No ha sido por gusto la retirada. Y sí, seguiremos peleando como podamos. El PP ha perdido en Galicia entre 110.000 y 120.000 votos con respecto a las generales de hace menos de un año. Pero tal y como está el sistema, con el reparto de los votos beneficiando a lo grandes, pues el resultado será siempre que o gana este o gana el Partido Español, antiguo PSOE. Y así, no hay manera. La abstención es un camino, pero es mejor el voto nulo o en blanco, porque cuenta como voto y es un voto que, en este caso, perjudica al grande. En cualquier caso, yo creo que ha llegado el momento de exigir listas abiertas. Esa sería, al menos, una puertecita para acabar con tanto ladrón al que protegen los partidos y los mantienen en las listas, porque parque de lo que roban es para el partido. En cualquier caso, la cosa pinta fea, fea, fea. Procuraremos no caer en el pesimismo, porque eso sería ya el colmo. Gracias de nuevo y bien hallado. Un saludo

Josefo el Apóstata dijo...

Me alegro mucho de comprobar que el Cuaderno Escarlata sólo había cerrado temporalmente. Hace poco, en Huesca, Azotacuras y Melastregues me preguntaban preocupados por ti, por si te leía en feisbu (ellos no han querido entrar...) y lo cierto es que no supe darles razones de tu "desaparición". Ahora ya estamos más tranquilos sabiendo que has vuelto a las andadas.
Estoy con Alfonso que has vuelto al blog por la puerta grande. Un artículo brillante y certero.

Saludos afectuosos de los anticlericales del norte, para ti y para Lola.

Lansky dijo...

¡Bien! De momento me alegro de tu vuelta

Dentro de mi acuerdo general, una disensión: preguntarse qué ganan los bancos me parece mera retórica, lo haga el obispo o lo hagas tú. La Banca siempre gana, es sabido, sobre todo si no existe la dación en pago y los bancos se quedan con piso y pagos hipotecarios anteriores y sin compartir ningún riesgo al conceder aquellas hipotecas absurdas.

Paco Muñoz dijo...

Estimado Rafael, bienvenido. Ya nos habíamos preguntado muchas veces que te pasaría. En principio lo achacábamos a las vacaciones en ese territorio que le viene bien a tu mujer, pero ya entrado el otoño aquel territorio será igual que este (ya dirás si la enfermería está bien). Denunciante entrada, en unas cuantas líneas le has dado un repaso a sentir general, negro como la conciencia de un banquero. Y los que llenaban las calles contra el aborto, los matrimonios homosexuales, el IVA, etc. están arropados con su púrpura, ahora cada día más púrpura. Callados con la boca tapada de dineros y leyes retrogradas -se te ha quedado la de la separación de sexos en los colegios, de ese inútil de ministro de rostro lascivo-. Las calles llenas de santos en procesión, de rosarios de la aurora, de actos religiosos en suma. Nos han trasladado en poco tiempo a los años cincuenta. Solo falta una llegada masiva de misioneros, como paracaidistas chulos de los campamentos militares, para captar nuevas vocaciones. Pero todo llegará, sobre todo teniendo en cuenta que es una empresa a la que no les ha llegado la estafa (bueno la ha utilizado con los registros de propiedades) que no crisis. La falsa modélica transición está dando los frutos para lo que fue diseñada, bipartidismo o nada. Y tienen las manos todos, manchadas de dinero y ahora los “otros” que son los mismos, pretenden sin credibilidad ninguna, ser abanderados. En cuanto a lo de Cataluña, comparto lo de la cortina de humo de la derecha catalana burguesa, pero por otro lado los argumentos que emplean los fachas a y los fachas b, no son correctos, la autodeterminación de los pueblos incluida en el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos lo suscribió el Congreso de los Diputados en nombre del pueblo español. Pero eso es otra cosa.

Un abrazo y salud.

Conchi Carnago dijo...

Estimado amigo, se te ha echado mucho de menos en esta casa, y Paco y yo ya estábamos preocupados, me alegro que haya sido por trabajo, algo que tal y como está el patio es una bendición, perdón una suerte.
Ya veo que las vacaciones "ocupadas" te han devuelto sano y salvo, y yo diría con más fuerza, con esa fuerza que todos los que pensamos igual estamos teniendo, en nuestros blog, y compartiendo todo lo que nos entra en contra de esta estafa que tenemos por gobierno, de estos políticos mediocres de medio pelo, indignándonos un día si otro también, en fin que me gusta tu entrada, que has vuelto con entusiasmo y que espero que no escatimes tus entradas y comentarios en faceboog.

Un cordial saludo.

Molón Suave dijo...

Josefo: Muchas gracias por tu (vuestro) recibimiento. Salvo que un día me de un infarto (toco madera) o un ictus (vuelvo a tocarla) que me deje pa regar tortas, espero poder despedirme adecuadamente de mis amigos el día que ya no pueda más. Da un abrazo tanto al Azotacuras como al Melastregues, y recibe tú otro, extensivo a vuestras esposas y también de la mía.

Molón Suave dijo...

Lansky: Gracias por el recibimiento. Y sí, es verdad, en la economía como en el casino (no sé si hay mucha diferencia) la banca siempre gana. Y aun así, creo que la pregunta merece la pena: ¿Tú crees que los bancos seguirán combrando las hipótecas de aquellos a los que les quitan (le roban) sus viviendas? Sin trabajo (que por eso no dejaron de pagar), sin ingresos, ¿cómo? Creo que hay una fuerte grado de hijoputez por parte de los bancos que no tiene propiamente nada que ver con el negocio. No se trata ya sólo de ganar, sino también de avasallar, de formar parte de los que se han propuesto acabar con las conquistas sociales que se habían conseguido hasta aquí.

Molón Suave dijo...

Paco: Gracias por tu recibimiendo. Aquello le sienta mejor a Lola (y a mí), pero es cuando estamos de vacaciones, es decir, sin ningún tipo de obligación y en casa ajena, que siempre da menos preocupaciones que la propia. Ya lo comprobamos el invierno pasado. Así es que, aunque en algún momento hemos tenido la tentanción de largarnos para allá, al final desistimos porque, a pesar de sus atractivos, aquello está después de todo bastante aislado (habla por mi boca Lola mucho más que yo)Pero, en fin, con la operación del hombro, Lola ha mejorado algo, al menos tiene mejor ánimo para afrontar el siempre tortuosos invierno, aunque, paradójicamente, es la estación del año que a ella más le gusta. Espero y deseo que vosotros estéis bien, dentro de lo que cabe.
En efecto, se me han quedado cosas en el tintero, todo lo que tú dices. A veces, viendo lo que está pasando, recuerdo la frasecita del asesino del Pardo: "todo queda atado y bien atado" y pienso que, en efecto, aunque en algún momento tuviéramos la ilusión de que nos habíamos quitado el muerto de encima, el muerto sigue ahí, gravitando sobre nuestras cabezas, acentuando una estafa que siendo mundial en España es especialmente virulenta.
Yo estoy plenamente de acuerdo con el derecho de autodeterminación. Y por mí. Con lo que no estoy de acuerdo es con las fullerías, con coger la manta para tapar todas las guarrerías que hemos realizado durante los últimos tiempos, con la hipcresía y con la mentira. Que el señor Más y toda su camarilla dé la cara, que respondan de sus fechorías y que digan que es exactamente lo que quieren. Pero jugar con los sentimientos en asunto tan vidrioso me parece exactamente una canallada. Que proponga una pregunta correcta, la única posible: ¿quiere usted independizarse de España? o ¿Quiere usted una Cataluña independiente de España? Y que se deje de marrullerías de político sin escrúpulos. Este asunto me indigna especialmente, porque por cosas así no sería la primera vez que corre la sangre y en este caso no te quepa la menor duda que el tal Más será el primero en poner pies en polvorosa. Como todo buen cobarde bocazas.

Molón Suave dijo...

Conchi:
Yo también os he echado de menos, estaba deseando terminar para volver por aquí, por eso me alegran y os agradezco vuestros comentarios. Habrá que seguir en este tajo, que no es meramente una diversión, aunque también. Yo no sé si los políticos que tenemos son mediocres o son unos consumados timadores que saben muy bien lo que hacen. Sin embargo, creo que buena parte del pueblo, de este pueblo nuestro, no le va a la zaga o, de lo contrario, ¿seguirían votando a corruptos sin remisión? Espero que estés mejor de tu espalda. Ahora empieza un tiempo malo. Que nada te inquiete tanto como para producirte dolor: ese es mi deseo. Un saludo

Lisístrata dijo...

Espero q no hayas cerrado ya el turno de comentarios.
Brillante artículo, como todo lo q escribes. Y entrando a matar, como se nota q la desintoxicación de red te ha llenado de energías.

Aunq ya te manifesté mi alegría por tu retorno, la itero de nuevo aquí y ahora.
Un abrazo para ti y para tu Lola

Molón Suave dijo...

Muchas gracias, Lisis. Yo también tenía ganas de estar de nuevo por aquí. Las pilas es que se cargan solas, habría que estar sordo y ciego para que no se llenaran. En fin, de momento mi alegría también de contactar contigo. Cómo va tu rodilla. ¿Te operaste o resistes?Ahora va a hacer un año que estuviron por aquí los anticlericales del norte. Si tu rodilla lo permite, a ver si te dejas caer por aquí y nos tomamos una cerveza a su salud.
Un abrazo. Y otro de Lola

Lisístrata dijo...

Pues resisto como puedo, cuidándome mucho, eso sí, para lo cual he de perderme muchos eventos de protesta contra estos saqueadores q nos gobiernan porque se requiere usar las piernas.

Recordamos el cónclave anticlerical en Córdoba de octubre pasado Josefo y yo vía feisbu. Fue inolvidable. Lo pasamos muy bien, aunq yo estuve con mis piernas colgadas una semana, pero mereció la pena.

Tengo una deuda aún con vosotros, pasaros las fotos q hicimos. Dadme tiempo, tengo la cola de la impresora petá de cosas por enviar.

un abrazo

Molón Suave dijo...

Antes de ayer lo recordaban los anticlericales en su blog y yo les hice un comentario al respecto. Lola y yo recordamos a menudo el evento, porque la verdad es que lo pasamos bien. Cuídate y no te preocupes por las fotos, ya nos las enviarás.
Un abrazo