lunes, 16 de mayo de 2011

El plan de Dios

































Siguiendo la línea de análisis y crítica de la religión, principalmente católica, que me propuse desde el principio, llevo dos días intentanto escribir esta entradilla sobre El Plan de Dios, del que tanto hablan los directores religiosos.

Creo que no es el momento.

Aunque insignificante, prefiero mostrar desde aquí mi apoyo al movimiento DEMOCRACIA REAL YA.

Y animar a todo el que me lee de modo que, en la medida de nuestras posibilidades, nos impliquemos para que no desaparezca el espíritu del 15 M, que trae vientos de renovación y de esperanza.

El plan de Dios puedes esperar.

Las ilustraciones pertenecen a un patio cordobés de la calle de los Frailes.







































3 comentarios:

Alfonso dijo...

¿Y si el movimiento "Democracia real, ya" está dentro de los planes de Dios?

¿No dice Jesús el Evangelio que "ni un solo pelo de tu cabeza se moverá sino es con el consentimiento de mi padre"? Pues, en aplicación de esa "regla de tres", el magnífico movimiento social y ciudadano que se está dando en todo el estado ha de ser, necesariamente, parte del plan divino. Creo, inclusive, que está inspirado por el Espíritu Santo, pues qué de otra manera se puede entender que si las masas de indignados piden democracia plena, solidaridad social, igualdad de oportunidades, fraternidad efectiva, reparto justo de la justicia, etc., sea la propia "inspiración divina" la que influya en tan altruistas y equitativas reivindicaciones y proclamas. ¿O la inspiración divina sólo se ocupa de influir en el ser humano para que no se haga pajillas, vaya a misa, crea con todas sus fuerzas en un dios a todas luces narcisista y, en definitiva, se trague todas las ruedas de molino que representan las retahíla de absurdos dogmas y preceptos inventados por la iglesia durante siglos?

De todos modos, si el esperanzador movimiento de "Democracia real, ya" no está en los planes de Dios, si que es un "plan divino".

Saludos, Molón y compañía.

Paco Muñoz dijo...

Mi respeto, solidaridad y apoyo, también para ellos.

Saludos.

Molón Suave dijo...

Alfonso: Lo que dices es indudable. El plan divino es absolutamente totalitario, quiero decir que abarca toda la realidad (y también la irrealidad). De hecho, si yo dejé de escribir lo que pensaba y he escrito lo que he escrito ha sido gracias a la inspiración divina. La sentí tan claramente en lo más hondo de mí mismo que quedé completamente obnubilado y no tuve más remedio que hacerle caso.
Ahora bien, en cuanto a ese movimiento, sin duda, tan loable, es muy posible que sea inspiración del Espíritu Santo. No obstante, me temo que el Padre y el Hijo están conspirando en secreto para cargárselo. Habrá que estar muy atentos a la jugada.
Y, desde luego, sea como sea no deja de ser "un plan divino."

Paco: Solidaridad y apoyo que es también para nosotros mismos, toda vez que las reclamaciones que están planteadas serían, de conseguirse, más que beneficiosas para toda la sociedad, o así me parece a mí.