sábado, 7 de mayo de 2011

Así desaparecieron los judíos de Córdoba




1.- Según cuentan los Evangelios, hace dos mil años, en Palestina, un hombre llamado Cristo fundó una religión basada en el amor, un amor total que incluía no sólo a los amigos, sino también a los enemigos. "Cuando te den una bofetada en una mejilla, pon la otra", dicen que afirmaba Cristo a título de ejemplo de lo que él creía que debía ser el amor. La nueva religión creció rápidamente, convirtiéndose muy pronto en la Iglesia católica.

2.- Resulta curioso, sin embargo, comprobar cómo los fieles de esta Iglesia dejaban a un lado el primer y principal mandato de su fundador y, exactamente igual que la mayoría de los demás mortales, se dedicaban con renovada saña a perseguir y a exterminar a los que consideraban sus enemigos. Y más curioso resulta aún comprobar que a los que distinguieron como a sus primeros y más importante enemigos era a los judíos, siendo así que judío era el fundador, hijo de judía y pariente de judíos. Quizás más de un psicólogo tuviera algo que decir al respecto.

3.- Ya desde el mismo siglo I hay constancia de la denigración a la que los padres de la nueva Iglesia someten a los parientes y paisanos de Cristo. Lo menos que les llaman es asesinos de Dios, no a unos pocos, digamos, a los responsables, sino a la totalidad del pueblo, hombres, mujeres, niños y ancianos. A lo largo de toda la historia, hasta el siglo XX, la persecución en sentido amplio de los judíos por parte de los cristianos ha sido incesante. Entre los progromos o matanzas masivas más relevantes que se llevaron a cabo están bien documentados los siguientes: año 414, liquidación de los judíos en Alejandría, junto con la famosa biblioteca de la ciudad; 1096, en Francia y en Alemania con ocasión de las Cruzadas, los caballeros cristianos asesinan a cuanto judío encuentran a su paso; 1348 y 1350, con ocasión de la peste bubónica, de la que los hicieron responsables, los judíos fueron prácticamente exterminados de Alemania. La constante condena de los clérigos cristianos condujo a dos importantes matanzas en Rusia, una en 1876 y otra en 1906. Dicha condena, llevada a cabo desde los púlpitos, más los continuos ataques realizados desde la prensa cristiana, por ejemplo, Civiltá Cattolica, revista de los jesuitas que aún se sigue publicando, más el aterrador silencio de Pío XII, propició la realización entre 1939 y 1945 del llamado holocausto llevado a cabo por los nazis, que se centró en Alemania, pero que se extendió por Lituania, Ucrania, Polonia, Francia, Eslovaquia y Croacia.

4.- Hoy, a los antiguos barrios judíos se los conoce con el nombre de juderías, pero, en su mayoría, se trataba de ghetos o lugares cercados en los que los judíos estaban obligados a vivir y del que sólo podían salir en determinadas condiciones. Tales ghetos aparecieron en Europa a partir del siglo XIII y, para su creación, era necesaria la correspondiente bula papal. Famosos de manera especial fueron los ghetos de Praga, Cracovia, y Roma, este último bajo jurisdicción directa del papa, que reunía en su persona simultáneamente los cargos de pontífice cristiano y de monarca político.

5.- Un arcediano es un clérigo, vicario de un obispo en un territorio concreto de la diócesis. En 1391, en Écija (España) ocupaba el arcedianato Ferrán Martínez, un virulento antisemita, que proclamaba su odio a los judíos en sermones incendiarios. Tanto fuego acabó por prender en los corazones de gente ya casi genéticamente predipuesta y el seis de junio de 1391, los cristianos de Sevilla llevaron a cabo una extraordinaria matanza en la judería sevillana. Dos días más tarde el fuego alcanzó Córdoba y los cristianos de esta ciudad se alzaron contra sus paisanos judíos, cordobeses también desde mucho antes que ellos y de entre los cuales habían surgido personajes relevantes, como, por ejemplo, Maimónides. La matanza se prolongó durante tres días, los mismos que, según se dice, tardó Cristo en resucitar. Fueron exterminados la práctica totalidad de los judíos y los que no fueron asesinados fueron obligados a bautizarse. Por suerte, para las generaciones posteriores, que podemos disfrutar de su laberíntico trazado, el barrio como tal no sufrió daños irreparables, aunque, eso sí, fue cristianizado de inmediato, apoderándose los asesinos de las viviendas y de los bienes de sus víctimas. La sinagoga, que había sido construida sólo en 1315, perdió su uso, siendo utilizada posteriormente como hospital de rabiosos, primero, y como capilla de los santos Crispín y Crespiano, patronos del gremio de zapateros, después. Hoy, convenientemente restaurada y declarada Monumento Nacional, es la única que queda en pie de Andalucía y una de las más valiosas de las que subsisten en España. Por si la cristianización del barrio no quedaba clara, los cristianos se apresuraron a construir en el corazón del mismo la capilla de San Bartolomé, un precioso oratorio mudéjar, adosado hoy a la actual Facultad de Filosofía y Letras.

6.- La matanza de judíos instigada por el tal Martín Ferrán no finalizó en Córdoba. Poco a poco se fue extendiendo hacia el norte, produciendo un número incalculable de víctimas en Andújar, Montoro, Jaén, Úbeda, Baeza, Toledo, Madrid y Cuenca. Sólo cuando se encontró con la frontera del reino de Aragón se detuvo la marea.



Ilustraciones: Patio cordobés en la calle Maese Luis, Capilla de San Bartolomé y rincones de la Judería en la actualidad.

4 comentarios:

Paco Muñoz dijo...

Como siempre un enciclopédico relato, ameno, y cargado de mensaje destacando la hipocresía de los herederos de los cristianos primitivos, que ameniza una hermosa tarde de domingo. Me he permitido poner unos enlaces, con el ánimo de ampliar, modestamente, algunos de los puntos citados en tu relato, referidos a: La Capilla Mudéjar de San Bartolomé; La Sinagoga de Córdoba; y a la Matanza de judíos en Córdoba en 1474(Cruz de Rastro).
Saludos.

Molón Suave dijo...

Gracias, Paco. Oye, a ver si puedes decirme de que fecha son más o menos esas entradas tuyas, pues no consigo llegar a ellas. Los comentarios me salen en un recuadro y cuando pincho en el enlace sigue el tamaño del recuadro y no puedo leer la entrada. No me pierdo una de tus entradas, que me vienen estupendamente porque estoy preparando una cosa sobre Córdoba, de carácter más literario, y las noticias que dan me resultan muy interesantes. Pero como empecé en esto un poco tarde, voy viendo las entradas antiguas a medida que puedo.

Paco Muñoz dijo...

Rafael, con mucho gusto, La Sinagoga y la Capilla de S. Bartolomé, en abril de 2010, y Los acontecimientos medievales, en julio de 2009. No obstante, si te metes en el 2007, que sólo tiene una entrada, es el índice y algunas veces se despliega completamente y lo puedes utilizar.
Me alegra poderte servir.
Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

Pulsa en el Indice, no todas veces se despliega pero inténtalo.

Saludos.