lunes, 20 de diciembre de 2010

La puerta del diablo



-Sois la puerta de diablo. Sois la que persuadió a aquel a quien el diablo no osó atacar. ¿No sabéis que cada una de vosotras es una Eva? La sentencia de Dios sobre vuestro sexo vive aún en esta época; la culpa, necesariamente, vive también.

Tertuliano (160-220) Teológo y apologeta cristiano, convertido en 197.

Hay que ver el odio que estos buenos hombres le tienen a la mujer desde los mismos primeros tiempos del cristianismo. Este se olvidó, por supuesto, de la Virgen y se olvidó de su madre y del modo en que fue engendrado. Como fue sacerdote y estuvo casado y tuvo hijos, no sólo se olvidó también de su mujer, sino que a la hora de engendrar a sus hijos lo haría borracho, a oscuras y tapándose la nariz, porque de otro modo no se explica.


Las películas son la calamidad más grande que ha caído sobre el mundo desde Adán, más calamitosas que el diluvio universal, que la guerra de Europa, que la guerra mundial y que la bomba atómica.

Padre Ángel Ayala Alarco (1867-1960), jesuita y fundador de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas.

Muy listo no parece que era el hombre, pero no puede decirse que no fuera expeditivo. (Dedicado a mi amigo Paco Muñoz, que fue nada menos que sargento en la película Carmen.)


-El porvenir de la religión no depende del gobierno, el porvenir del gobierno depende de la religión.

Jaime Balmes (1810-1848), sacerdote y filósofo

Este, como se ve, no vivió mucho, pero no se dirá que no lo tenía claro. Y el caso es que, aunque parezca que no, el aserto sigue siendo válido en buena medida. En caso contrario, ¿por qué un gobierno que se dice de izquierdas no acaba, por ejemplo, con la financiación de la Iglesia, que, a pesar de ello, no deja de atacarlo?


-El intelectual incrédulo, antes de incorporarse a una España cristiana, tiene que adorar lo que quemó y quemar lo que adoró.

Revista Ecclesia, 1940

No debe extrañar: habían reconquistado su cortijo y en su cortijo ellos ponían las normas para vivir en él. Sólo un poco antes, el cardenal Pla y Deniel había prohibido a los salmatinos vender, leer o tener el libro Del sentimiento trágico de la vida, de Unamuno, porque, según decía el obispo, era un intento de destruir los mismos fundamentos de la Iglesia. Que nadie crea que a estas alturas han abandonado estos argumentos, ahora, simplemente, los guardan bajo la piel de cordero a la espera de la ocasión de volver a ejercitarlos con toda contundencia.


-Varios Ayatolás del sector más duro han acusado a los dirigentes reformistas de provocar los disturbios y han amenzado con acusarlos de Mohareb, enemigos de Dios, un crimen que la jurisprudencia iraní castiga con la pena de muerte.

Noticia del diario El País

La religión adopta diferentes máscaras, pero tras ellas siempre se encuentra el mismo rostro, el de la amenaza, el de la culpa, el de la condena, etc., en una palabra, el de la explotación de unos seres humanos por otros, muy pocos, mediante la irracionalidad y el temor. ¿Cómo pueden saber estos ayatolás quiénes son enemigos de Dios? ¿Se lo ha dicho Dios a ellos? No es una casualidad que quienes deciden quienes son enemigos de Dios estén siempre en la cumbre del poder.


Después de todo esto, va el ínclito Gianni Vattimo y pontífica:

Hoy no hay razones filosóficas fuertes y plausibles para ser ateo o, en todo caso, para rechazar la religión.

¿En qué mundo viven estos filósofos?


La religión es un insulto para la dignidad humana. Con o sin religión, la gente buena hara el bien y la gente mala hará el mal, pero para que la gente buena haga el mal hace falta la religión.

Steven Weinberg. (1933) Premio Nobel de Física, 1979

Menos mal que todavía nos queda la ciencia

5 comentarios:

Paco Muñoz dijo...

En primer lugar mi admirado amigo Rafael, gracias por la dedicatoria a ese efímero sargento cinematográfico.

Luego preguntarte:
¿El Tertuliano no sería de un canal de TDT, cuyos exabruptos misóginos lo llenan hasta rebosar?

Y el padre Ayala posiblemente trabajaría de censor, colocando el 4R en la catalogación cinematográfica, así como evitando a la juventud, con tapadas manuales de objetivo, visualizar cosa tan hermosa con un beso entre dos seres humanos.

EL Sr. Balmes, lamentablemente para él, y afortunadamente para la humanidad, no llegó a los treinta y nueve, pues si llega a octogenario con esos principios...


Luego Pla y Daniel demostraba con la persecución a Unamuno su corta visión, seguramente sería amigo del tuerto y manco Millán, pues yo que he leído a D. Miguel nunca me ha parecido un anticlerical sino todo lo contrario, a lo mejor no lo he entendido bien.

¿Qué diferencia existe entre estos ayatolás y el presidente de la Comisión episcopal Sr. Rouco, estimo que muy poca?

Sobre Gianni pienso como D. Rafael Guerra "Guerrita" al saber que es filósofo, que "hay gente pa to".

Y para terminar al Sr. Weinberg le daría además el Nobel de Ideas Claras.

Enhorabuena.

Molón Suave dijo...

Paco: Me divertí mucho leyenda tu entrada. Imaginaba tu habilidad para enrollarte con el director, cosa que creo no es fácil, porque, aunque no conozco a Vicente Aranda, los directores de cine no acostumbran a tener muy buenas pulgas. Tu estampa en las fotos es magnífica. Creo que no hubieras dado mal como actor, que, por otra parte, creo que es de lo poco que te faltaba por hacer.

Alguno de esos tertulianos de la TDT, por no ser todos, deben ser, probablemente encarnaciones de aquel otro Tertuliano tan furibundo. El desprecio a las mujeres, que se ve claro en esas tertulias, constituyen, me parece, una de las marcas del violador, al menos en potencia, pues lo que se desprecia suele ser fácilmente pisoteado.

El padre Ayala fue famoso en su día. Fundó el periódico El Debate, antecedente del Ya y colaboró mucho con el insigne Ángel Herrera Oria, que fue cardenal y obispo de Málaga y al que tienes que recordar.

En lo de Unamuno tienes razón. Yo creo que era más cristiano que el propio obispo.

Entre los Ayatolás y el Rouco no hay diferencia en lo esencial, si acaso, levemente, en los matices. A mí me indignan particularmente los que dicen hablar en nombre de Dios. Pero, vamos a ver, ¿es que Dios ha hablado con ellos? No tienen ni mijita de vergüenza.

Menos mal que la ciencia va dando cada vez pasos más firmes y que hay científicos que asumen lealmente las consecuencias de sus descubrimientos, tanto filosóficas como morales.

Paco Muñoz dijo...

De un niño tímido y cargado de complejos por no encajar en la mayoría salió un viejo caradura.

Como no me voy a acordar si recuerdo hasta nombre de los que hacían el servicio de imaginaria en los cuarteles: ¡Jefe de Día, Comandante de Infantería don fulano de tal! Que se encargaban de que supiéramos por medio de EAJ-24. Como no iba uno a conocer a las “autoridades eclesiásticas”.

Vergüenza ninguna tienen. No viene al caso, pero lo corrobora, el otro día vimos un reportaje en la 2 de TVE, que ya había comentado Harazem, sobre la utilización de la Ley Hipotecaria para inmatricular propiedades que no eran suyas, y no he visto más dosis de cinismo, poca vergüenza e hipocresía, que de la que presumieron todos a los que le preguntaron, perdón, todos no, que había unos curas cristianos que pusieron a los jefes de vuelta y media, y sobre todo uno al que incluso el obispado le había retenido el sueldo de ochocientos euros que le quedaban de retiro, por considerar un ultraje a los distintos pueblos afectados. Esto era en Navarra, y aquí han hecho igual. A ver si tienes oportunidad de verlo porque lo repiten o si no buscarlo en la web TVE, no tiene desperdicio. Dijo un señor, parece ser un ecónomo seglar, que se financiaban por las aportaciones de los fieles, daban ganas de romper el televisor.

sigue:

Paco Muñoz dijo...

Del anterior.

Tan cínicos como el sinvergüenza de Díaz Ferrán que le han embargado propiedades por valor de seiscientos treinta y dos euros, en base a trescientos millones que era el monto total. Y dice tener las cuentas secas, pero que los demás lo que deben hacer es trabajar más y cobrar menos. Eso es, a escala, lo que pasa en el mundo, estas sanguijuelas pequeñas imitadoras de otras más grandes, están estrujando a los seres humanos en todos los países, y los miserables políticos, por lo menos los que se proclaman de izquierdas –otros cínicos, porque los de derechas lo llevan en la sangre- no tienen lo que hay que tener, para hacer frente a esas ignominias.

Todo es igual y lo más penoso es la aceptación medieval de los hechos por los “súbditos”, como mal menor. Estas cuestiones justifican plenamente revoluciones sangrientas como la rusa o la francesa, por no existir otra salida para acabar con determinados comportamientos que a su vez conllevan el asesinato, de alguna manera, de la clase trabajadora. Es esperar que caiga la gota que haga rebosar el vaso y la gente, el pueblo, y su poder, aunque éste no se lo crea que tiene, reviente.

Isaak dijo...

Me quedo con la cita del último párrafo. Pura sabiduría.

Saludos.